La evolución de la ética empresarial ¿Qué son y cómo funcionan las empresas B?

ética

La actualidad empresarial está llena de retos, cada una de las empresas se plantea ser la mejor en su sector o por lo menos que su actividad se destaque frente a otros competidores lo que muchos no saben es que existe un respaldo ético y moral detrás de cada uno de estos objetivos y esta ha ido evolucionando con el paso del tiempo.

¿Qué es la ética? 

La ética en su concepción básica se refiere a la ciencia que estudia la correcto o incorrecto de la conducta de la sociedad. El concepto “Ética” está relacionado con otro concepto conocido como “Moral” que hace referencia al conjunto de acuerdos para la convivencia que tenemos como seres humanos, la ética racionaliza sobre el tiempo y el análisis de las acciones del hombre mientras que la moral se ajusta a cada contexto o realidad. Los teóricos han puesto de manifiesto la importancia de un respaldo ético en el accionar empresarial, por ejemplo el sociólogo Max Weber (1864-1920) afirma:

“Si la misión del empresario consiste en crear riqueza para la comunidad, el consumo de bienes suntuarios dificulta el ahorro y la reinversión, con lo cual quienes consumen satisfacen sus deseos, pero no contribuyen a crear riqueza social”

 

Ética empresarial, bases y evolución.

Con esta conceptualización podemos inferir que desde el inicio de la concepción de empresa se sabía que el objetivo máximo no era solamente la producción, si no también el de una contribución a la sociedad. A pesar de esto, cuando la industria comenzó a crecer de forma exponencial junto con un crecimiento de la población, se instauró una mentalidad de “Todo vale”.

Esto, sin dudas fue realmente dañino no solo para las empresas si no para la sociedad durante el siglo XIX el trabajo infantil,  los salarios miserables, las jornadas laborales de doce y catorce horas, además de las condiciones laborales paupérrimas, las cuales no le daban nada para sentirse orgullosos a los trabajadores y por supuesto a las compañías, dando como resultado el nacimiento de los conocidos sindicatos laborales.

En el desarrollo del siglo XX a causa de todas las injusticias se comenzaron a desarrollar varias regulaciones al ámbito laboral pero además estas representaron un avance en:

  • Derechos humanos
  • Derechos del consumidor
  • Cuidado del medio ambiente

Estos avances representaron un freno para el libertinaje ético que se daba en todas las industrias, las regulaciones consiguieron un espacio más seguro pero a su vez un cambio en el paradigma ya que las empresas comprendieron que su objetivo iba mucho más allá del dinero.

Los beneficios detrás de la filantropía

Posteriormente a estos cambios regulatorios llegó un concepto poderoso y es el de identidad de marca, las empresas comprendieron que al posicionarse como “benefactoras”de diversas causas con donaciones a la educación, los niños o la investigación reciben una visibilidad y un prestigio mayor.

Se descubrió que a pesar de que muchas empresas realizaban estas acciones altruistas seguían por otro lado teniendo múltiples fallas en la ética tanto al interior de su empresa (Con el trato a sus trabajadores) como hacia afuera (Con daños hacia el medio ambiente)

De esta forma hemos visto que muchos de los avances en ética empresarial han ido encaminados en cambiar la visión de las empresas sobre su rol en la sociedad, reafirmando que no pueden ser ajenas al contexto en el que se desenvuelven.

Un último paso en la construcción de la ética: la responsabilidad social

ética

Para el siglo XXI se acuñó un nuevo término RSE (Responsabilidad Social Empresarial) Esta perspectiva lleva el paradigma a un nuevo nivel ya que no solo basta con que las empresas donen grandes partes de sus utilidades sino más bien centra el aspecto ético en el cómo consiguen esas utilidades.

 

Ya que en eso está la base de un desarrollo responsable y ético de las operaciones empresariales, es decir la empresa es un todo y cada una de sus acciones genera un impacto tanto adentro como afuera es ahí que se presenta la figura de los stakeholders, aquellos que entran en interacción con el negocio y pueden ser internos o externos, en el desarrollo responsable se debe proponer una relación win to win con cada una de las partes.

 

De esta forma el reto de las empresas actualmente es gestionar la aplicación de una ética empresarial a los tres pilares fundamentales donde se miden sus resultados:

  • Economía
  • Finanzas
  • Sociedad y medio ambiente

Aunado a esto se creó la norma ISO 26000 y un nuevo concepto el “Compliance” esto refiere a aquellas empresas que a través del cumplimiento estricto de las normas buscan generar ese desarrollo ético, se puede decir que definen esta ética a través de las limitaciones que las normas les presentan y así convirtiéndolas en una oportunidad.

Una alternativa a los modelos tradicionales, las empresas B

El concepto de empresa B nace de este recorrido histórico pero sobre todo del cansancio de muchos empresarios frente a los modelos tradicionales que priorizan la recolección de dinero antes que cualquier otra cosa, las empresas B tienen un cimiento conceptual que reafirma lo mencionado anteriormente:

  • Propósito: Tienen como meta crear un impacto positivo para la sociedad, el medioambiente o ambos al mismo tiempo y esto va más allá de su declaración de la misión, sino que es un elemento central de su genética empresarial.
  • Responsabilidad: Tienen un compromiso de mejora permanente entendido como el deber auto impuesto de proteger los intereses de sus clientes, colaboradores, proveedores, accionistas, comunidad y medioambiente, a través de mejoras en sus procesos productivos, comerciales y de gestión. 
  • Transparencia: Asumen el compromiso de la divulgación amplia y abierta de la “huella social y medioambiental” que su gestión y procesos generan, por ello publican anualmente un informe de impacto social y ambiental que se entrega y difunde entre sus stakeholders.

Como puedes observar la base conceptual detrás de estas empresas claramente está evocada al servicio y a la contribución social de forma estratégica y honesta, es por esta razón que a su vez las empresas si quieren ser B deben comprometerse con cuatro pilares fundamentales:

  • Se comprometen a crear impacto positivo en la sociedad y el medioambiente: Esto se presenta como uno de los propósitos a los que deben querer aportar como empresa, aplicando la idea de que son los mejores para el mundo y no solo del mundo.
  • Se comprometen a ampliar el deber fiduciario: Esto se presenta como el cambio de estatutos ampliando el deber fiduciario de sus accionistas y gestores, en línea con el compromiso anterior y los intereses de los demás stakeholders, acordando así como se verá el retorno de la inversión en el corto, mediano y largo plazo.
  • Se comprometen a operar con altos estándares de gestión y transparencia: Esto se presenta como un proceso obligatorio si una empresa quiere considerarse B  ya que deben someterse a un proceso de certificación que tiene por objetivo ayudarles a descubrir las áreas de mejora y las oportunidades, protegiendo la misión y maximizando el triple impacto positivo.
  • Se comprometen a ser parte de una Comunidad: reconocen su interdependencia, con otras compañías con las que comparten los mismos principios y valores, avanzando de la mano hacia un objetivo trascendente común. Se materializa compartiendo prácticas, experiencias exponiendo sus problemas y trabajando de manera conjunta para superarlos en un proceso abierto de mejora continua.

Un modelo de negocio que piensa en todos los involucrados

Ética

Figura 2: Modelo de negocio Canvas B (Della Mea, 2010)

 

El modelo de negocio de las empresas B inicia identificando cual es aquel “problema” de la sociedad y con esto en mente se define cual es proposito que se  tiene para impactar o aportar a la solución de este problema, de igual forma tu propuesta de valor se desprende de los ítems anteriormente mencionados, como su nombre lo dice la construcción de este valor se da a partir del desarrollo del propósito y su trasfondo ético.

Respecto a la segmentación de los clientes ahora se genera una diferenciación entre quienes se les resuelve el problema, respecto de quienes compran el producto/servicio, esto quiere decir que se tienen en cuenta a todas las partes involucradas e impactadas con nuestro producto o servicio.

Así mismo se da un cambio en la infraestructura empresarial dando mayor importancia a aquellas actividades que le permitan a la empresa alcanzar más rápido su propósito, así mismo el término “Socios clave” es reemplazado por la cadena de valor, un concepto que promueve el cumplimiento de la responsabilidad social y ambiental en el proceso productivo asegurando que así la “Huella de gestión” no sea negativa.

Para concluir este modelo de negocios como cualquier otro tiene en cuenta la viabilidad, manejando la clásica relación entre costos versus ingresos el cambio se da agregando la “Métrica de impactos” Generando una medición sobre el problema que se está trabajando y una medición del propósito que le da sentido al negocio.

 

MUCHAS EMPRESAS YA HACEN PARTE DEL CAMBIO

A modo de conclusión se puede decir que hay una tendencia de cambio y una evolución en el paradigma ético en el entorno empresarial, para el año 2008 habían 125 empresas certificadas, al año 2021, el número había crecido a 3.790 empresas, de 150 actividades industriales distintas y con presencia en 74 países, a nivel Latinoamérica este seria el top 5 de países en aplicar este modelo empresarial. 

  • Brasil: 140 empresas
  • Chile: 122 empresas
  • Argentina: 100 empresas
  • Colombia: 57 empresas
  • México: 42 empresas

Este cambio se ha dado porque las empresas entendieron que su posicionamiento a nivel mundial va más allá de lo económico y donde lo ético no solo se puede definir bajo el cumplimiento de las normas sino entendiendo que se puede hacer un aporte a la sociedad de la que hacen parte, se espera que este modelo siga evolucionando, la historia demuestra que todos los modelos pueden ser mejorados con el objetivo de hacer del mundo un lugar mejor para todos y desde Latinoamérica se puede generar ese cambio también.

¿Cómo trabajamos la ética en Cercal?

En Cercal estamos encaminando nuestro trabajo para ser una empresa B, este cambio se está dando de forma gradual a través de la gestión de los procesos con un propósito ético claro, transformar la visión de la calidad en américa latina ¿Por qué? Nuestros 13 años de experiencia nos han enseñado que el camino para que la industria crezca y se vuelva mucho más competitiva frente a la de otras regiones del mundo es a través de una mejora continua en la calidad.ética

El aporte de nuestro continente a la producción farmacéutica del mundo es de solo el 5 por ciento, una estadística que sin duda puede ser mejorada. Para contribuir a este cambió lo hacemos fortaleciendo el interior de los procesos de las empresas con las que trabajamos, comenzando por el personal con capacitaciones que profundicen en el conocimiento requerido para cumplir con las buenas prácticas, de igual forma apoyamos a las empresas en su cumplimiento regulatorio, transformando esas brechas en oportunidades de mejora.

La visión de la calidad no debe centrarse meramente en el cumplimiento sino en el propósito de llevar un producto o servicio de calidad al consumidor final, eso es lo que queremos transmitir, detrás de cada proceso debe existir un propósito, como ejemplo de eso nosotros también generamos cambios en nuestros procesos, como el hecho de convertir nuestra documentación física a digital para así contribuir al medio ambiente y a la sostenibilidad.

Este cambio en la ética se puede dar en cualquier momento mientras se haga a conciencia, muchas veces las empresas con la idea de simplemente encajar en el modelo pueden caer en cierta “hipocresía corporativa” por eso antes de comenzar cualquier cambio realice una revisión de cómo la gerencia maneja el aspecto ético al interior de la empresa.

 

 

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público.

¡Escríbenos!
¿Tienes dudas, preguntas o inquietudes?
Hola👋🏼, ¿Cómo puedo ayudarte? Estamos disponibles para asesorarte y escuchar tus necesidades.